48/Crónicas Dominas: conectividad.

Fancy | Curvilux Smart Nightstand

"Aplícate a la tarea de vivir por y para tu Amo.Dentro de poco será tu único mundo..." (Mayo)


Diez meses y once días... 
Cada noche antes de acostar de lo último que hago es usar el móvil. Siempre odié los hábitos que envician al hombre. Pues bien, lo admito... soy adicta al móvil por su culpa. Es nuestro medio de comunicación y por ende se ha convertido en mi último objeto del día a utilizar desbancando al cepillo de dientes. 
A veces nos vamos a la cama juntos, a veces hablamos desde la cama, a veces me deja haciendo alguna tarea y antes de irme a dormir le envío un mensaje para decir que ya me encamo. 

Se ha convertido en un objeto, el móvil, insustituible en nuestra relación. Un día tras otro, sin fallar, cada mañana cuando suena el despertador y consigo abrir los ojos y ver, le doy los buenos días con un mensaje.  
A veces se me ha adelantado, a veces no aparece hasta más tarde, a veces nos encontramos en linea y a veces... ni apareció... 

Diez meses y once días... y cierro los ojos después de leer " y yo más"  y me echo a dormir. Al despertar el medio de comunicación está roto, no hay modo de conectar. Mi Amo está muy liado, así que imagino que no podrá conectar hasta su hora después de trabajar, los cambios horarios y nuestras responsabilidades  nos tienen un poquito afectados nuestro ritmo de conectarnos. Aún así, me llevo toda la mañana intentando entrar sin éxito y cuando por fin lo consigo... solo ha dejado una frase: "la esclava no le ha dado los buenos días al Amo".

Como de costumbre no pensé, cuando estoy con él me gusta no hacerlo, es mi elección para vivir el momento. Le respondí contando lo que había pasado y le largué todo... lo sabía... yo sabia que pese a todos los amaneceres en que había estado ahí, bastaba fallar uno solo para que él lo reclamara. 
No me molesté por su frase de atención, aunque me había estado preocupando toda la mañana. Me tocó el corazón sin manos. A veces... pasa. 

Somos animales creados para vivir en familia, para el contacto, nuestra máxima existencial se desarrolla en pareja... en encontrarnos en el otro. El problema radica en la dificultad que representa encontrar a alguien realmente compatible con uno mismo. Las personas nos dejamos llevar demasiado rápido por ideales y luego la vida sigue su curso y se encarga de ponernos a cada cual en nuestro lugar. Si encima aparece alguien que nos complementa cuando toda nuestra realidad apunta a otro sitio. Cuando uno cree que los cambios ya no pueden ser asumibles. Cuando la esperanza se marchó sin dejar referencias por si hubiera de ser reclamada... entonces llega el momento conflictivo por antonomasia. 

Mayo lo es para ésta que escribe... es mi viento huracanado y mi rompeolas... Toda la galerna desemboca a chocar en su frontal.

 

Decía un amigo mío que he sido demasiado generosa con un desconocido por abrir sin reservas las puertas y dejarlo pasar. Sin organizar un plan de choque por si la situación se me torna desfavorable. Y sé que dice la verdad.
Pero a veces hay que ser valiente... o quizás tremendamente loco y ponérselo todo por bandera, hasta nuestros miedos más inconfesables... y saltar.

Yo había perdido toda conexión con el mundo en que creía cuando Mayo apareció de la nada. Me he esforzado como nadie por hacer de mi vida y de la de los míos algo bueno que contara para el bien común dentro de la posición que ocupamos como familia en la sociedad.
Y cuando te has esforzado tanto y lo has conseguido, luego debes continuar. Ser constante y no desfallecer. La vida es eso. Te pones unas metas, unos objetivos y vas a por ellos. Los sentimientos en cambio tienen otra frecuencia. Y cuando menos lo esperas, te ves sorprendido con una serie de interferencias y de reacciones nuevas que debes descifrar y organizar... Y elegir lo correcto.  

Yo siempre he necesitado de alguien que me sirviera. Que se quedara a mis pies, no por obligación, si no por necesidad. Que me quisiera de tal modo que no encontrara mayor felicidad que la de servirme. Hasta tal punto que diera su aliento a mi causa si mi vida estuviera en riesgo.
En la edad que tengo no lo hallé. Y desistí. Tampoco encontré nadie tan friki que me dijera que buscaba lo mismo. Que pudiera admitirlo sin tapujos, sin vergüenza, sin miedo a que pensaran que era un loco o un psicópata.
Hasta que di con El. Es la voz de todas mis excentricidades. Así que lo tuve claro. Desde el primer momento lo tuve, y por eso no necesite más que dejar que los días transcurrieran.


He obedecido en la medida de mis posibilidades. He estado haciendo por El todo lo que yo desearía que hicieran por mi. He pasado momentos que solo Mayo intuye y que yo conozco.
Que son... Y que los dos sabemos.

Aunque el resto diga que lo nuestro no es normal. Aunque mis propios miedos me digan que me voy a estrellar. Pues ya está, si me estrello que me den "porculo".  
He estado a punto de irme muchas veces en estos meses. Hubo de todo, malos entendidos, discusiones, terceras personas con cosas que decir que no ayudaron en su momento a que nosotros nos entendiéramos... pero... "estamos aquí, no? "(Tú sabes lo que eso significa sin pollas de rol y sin memeces) Y yo también lo sé.

Después de tantos silencios por su parte, de lo difícil que me lo pone, un día rompe el velo del firmamento y escribe: "la esclava no le ha dado los buenos días al Amo". Podría estar enfadado, podría haberlo expresado con rabia, con ganas de castigar, podría incluso habérselo callado, pero yo lo hubiese sabido. Sabría que le mortifica el instante de entrar a por mi y no encontrarme. Aunque luego lo sabe disimular con gran maestría.  Y es que entiende más de mujeres de lo que yo nunca entenderé de hombres aunque viva tres vidas. Y aún así, de buenas a primera me lo deja ver claro un día después. Cuando al caer la noche un imprevisto hace que tenga en mitad de la conversación con El que desconectar sin previo aviso.

Al volver es ya tarde. Mi Amo se ha ido a la cama. Lo leo. No hay ni una señal en sus palabras que indique que está molesto. Nada que manifieste que se ha ido a la cama tocado. Pero una vez más... yo lo sé. Aunque nunca me lo diga.

Me lo dice mi naturaleza de mujer.


El resto del mundo me dice que estoy como una puta cabra. Que solo soy un entretenimiento más para El. Que para mi es una escapatoria a la monotonía actual que encausan mis días. La experiencia de la vida me dice que las cosas buenas hay que currárselas, que los riesgos deben ser siempre asimilables y aceptados de antemano, que ese tipo de realidades solo acontecen en los cuentos y que si sigo adelante quedaré atrapada en un laberinto del que nunca encontraré el modo de salir.

Y también puede ser que exista el destino y que no se pueda aludir. Aunque corras en dirección contraria, termina por encontrarnos y todo nuestro mundo gira 360º aunque uno siga estático.  Aunque los tiempos no parezcan favorable. Aunque la realidad presente robe cualquier resquicio de esperanza y no se encuentre una salida.

A veces basta quedarse. No correr.

Esperar contra toda esperanza y no desfallecer mientras confiamos en la otra persona... incluso más... que en nosotros mismos.

 tumblr_o2n8hjbDNn1u48j5qo1_1280.jpg (1280×850)

 Este post corresponde al reto
24. Con el último objeto que veas o utilices a lo largo del día, inventa una historia.
de los 52 retos de escritura de 2017 deEl libro del escritor

Entradas populares