46/Divagando: cibersex

Anonymous - Prologo



"Las candilejas no pueden mejorar la tumba, sólo la inmortalidad" (Emily Dickinson) 


Hablaba esta semana por chat con un amigo al respecto de un post que publiqué esta semana. Me decía éste amigo que se planteaba como podía yo llevar una doble vida. Personalmente me gusta la gente que tiene valor para preguntar cosas y no quedarse con las dudas. Hablamos un rato del tema. Los conceptos que los individuos tenemos sobre las cosas distan en relación a la individualidad que decidimos aplicarles.
En las relaciones emocionales, los conceptos que pertenecen a este grupo se relacionan entre si con los conceptos de valores, los sociológicos y los culturales. Esto quiere decir que, por ejemplo, lo que para un individuo la experiencia de tener un amante puede ser una forma de doble vida; para otro es un simple recurso que le lleva a conseguir el resultado de una causa que dentro de su propios conceptos de individualidad le lleva a una finalidad satisfactoria.

La dificultad está cuando uno pierde la capacidad del proceso de conceptualización. Y nos dejamos llevar por la clase y la lógica que los conceptos universales definen sobre las relaciones.
En ciencias, es mucho más fácil, todo es más exacto, en conceptos que tocan el sentir humano y nuestras emociones distan más entre individuos.
Ocurre entonces que dos personas que viven una situación semejante, experimentan de diferente modo. Las expectativas, y los resultados es lo que nos llevará a un desorden de conceptos preestablecidos y experimentar las dudas que nos llevan a preguntarnos porque otros pueden y uno no.
Quizás la clave esté en que dentro de las relaciones de pareja la honestidad y el consenso marca la actuación de los individuos. Y las parejas, incluso las convencionales distan unas de otras alterando de ese modo el comportamiento de las partes.

Cuando en terapia alguno de mis chicos llegan a esos puntos de interrogación (dentro de la dependencia a sustancias hay todo un trasfondo de conceptos emocionales muy deformados), yo siempre termino por tirar de recursos de la calle. Pues pienso que al final somos personas que estamos destinados a relacionarnos entre si y por encima de cualquier teoría, está la capacidad de comunicación y aceptación entre semejantes que pueden obrar de diferente modo a la propia conducta.
Mi abuela solía decir eso de: Nadie escarmienta por cabeza ajena, así le lleguen los consejos de mejor antropólogo de la historia. A mi me quedó esa frase muy marcada y siempre desde muy pequeña he buscado lo que el mundo, la historia y los grandes pensadores dejaban como herencia para las generaciones venideras sin que mis experiencias se viesen adulteradas por los resultados establecidos por ellos.

No soy una persona fácil. Ni de entender, ni con quien convivir. Quienes me conocen saben que digo la verdad. Así que nunca he esperado que bajo este seudónimo de Megan se me entienda. En primer lugar porque mi conducta es exactamente igual a la que me rijo fuera de este mundo virtual.
Estoy aquí porque me gusta escribir, me gusta la comunicación y las personas son mi debilidad, las relaciones humanas son mi gran vocación. Me gusta conocer gente, saber que hay detrás de las personas y aprender.
Un tema que siempre me llamó mucho la atención fue la adicción sexual y su repercusión sobre el entorno de quien la padece. En parte porque de pequeña fui victima colateral y luego de mayor he intentado perdonar lo que me hicieron buscando razones solidas a que la maldad no es la única causa que empuja al individuo. Quizás porque siendo la sexualidad algo que traemos de fabrica al ser animales sexuados, resulta curioso la de tabús que aún existen en nuestra sociedad a la hora de tocar el tema de la adicción sexual en relación a otras adicciones.
Hace un par de años estuve en un curso de formación para tutores sobre el desorden hipersexual. Normalmente no me llegan casos que tutelar de esta índole pero nunca está de más aprender. Internet da la oportunidad de conocer a personas que tras la seguridad que da el anonimato, se abren y cuentan sus experiencias. Megan es la puerta de acceso a un mundo donde mientras me rijo por mi propio método de aprendizaje, voy recopilando datos.

Quizás leyéndome en  esta otra faceta, puedas comprender algo mejor porque en ocasiones digo que no soy una Domina, ni una sumisa, ni una esclava. Y porque quienes me seguís desde que estoy en la red con este perfil, os sorprenda mi actividad en este espacio u otros cuando he pasado de aparentar ser una mujer dominante a una esclava. Mi realidad es que soy una mujer con una sexualidad ajustada a mi propia medida ética y moral, que cada día la intento vivir aprendiendo de quienes me rodean y me brindan nuevos puntos de vista sin perder mi identidad.
Has de estar dentro para conocer de primera mano lo que en los libros la teórica limita la experiencia y el conocimiento.  Puede que así leído suene algo cabrona. Pero es mi verdad. Soy demasiado curiosa para limitar mis conocimientos a los de otros.
Así que desde mi punto de vista, no tengo una doble vida, si no la mía. Donde he dado el lugar y el sitio a cada relación que mantengo y seguir conociéndome a mi misma y saciando mi curiosidad sobre el comportamiento de la psique humana se ha convertido en un paralelo.

Recibo muchas invitaciones a chat y email de hombres que desean sexo virtual. Aprovecho para decir que mi perfil no va en relación a lo que la mayoría de perfiles catalogados de adultos, o relacionados con blogs para adultos confieren. Lo fui un tiempo, no tengo ningún problema en admitirlo. Somos personas y no distamos tanto unos de otros. Hubo una época en que un perfil en la red era el mal menor a una necesidad sexual que no me atrevía a afrontar por prejuicios morales. Eso fue otra época, podría decirse que el principio de un proceso que me ayudó a enfrentar una realidad en su momento.
Mi amigo me comentaba que le gustaría que hubiese más mujeres como yo que afrontan lo que son tras un seudónimo. Yo no tengo problemas por privado de mostrar quien soy y decir lo que soy. Se debe a que tengo claro las razones por la que estoy aquí. Y no se debe nunca comparar o generalizar con las razones que tienen otr@s por mucho que su actividad en la red se les parezca. Pero no es un proceso de dos días y no todo el mundo está ni cualificado, ni acepta asumirlo. Eso es importante tenerlo en cuenta.

Creo que es fácil llegar a la decepción de las personas que creemos conocer por este medio, y que se debe a que pocos dicen realmente lo que están buscando. Pues incluso tras el anonimato la gente no está preparada para poner nombre a sus demonios. Y luego llegan los entresijos de las relaciones virtuales y los comederos de cocos que engendramos. Cuando hay un gran sector que lo único que busca es una masturbación asistida y un aumento de ego y estatus que quizá en su vida real no son capaces de llevar a cabo. De ahí que cuando decides quedar físicamente con la persona fuera de este mundillo virtual, la gente simplemente desaparece, cierra perfil, crea otro, ect... De eso quienes llevamos por una u otra razón tiempo usando internet tenemos historias para dar y regalar.

Hoy me he decidido a dar un poquillo más la cara abriéndome y contando;esto porque últimamente es un tema que me suelen cuestionar por privado.
Me decía también una amiga esta semana que como podía estar en un relación a remoto de esclava y exponer públicamente ciertas cosas. Explicarlo para personas que no tienen una base mínima de conocimientos de lo que es una relación D/s es un poco complicado. Más que nada porque a veces las relaciones a distancia utilizan los medios que se tienen y el Dominante hace uso de la humillación a través de ellos. Eso no quiere decir que sea un encasillamiento de por vida, ni estricto a la interpretación lectora.
Detrás hay personas con historias personales y con una relación más amplia. Aquí se cuentan las cosas que una más o menos sabe que la gente viene al morbo de leer y ya está.

Otro amigo me planteaba que él no podría llevarlo tan bien como yo y me preguntaba que pasará cuando tenga que elegir entre el Amo y mi marido? Eso me dio para reflexionar buen rato. Porque es algo que yo no me planteo, al menos de momento.
La relación de pareja es una cosa, mis necesidades como individuo otra, y lo que yo he expuesto dentro de ella es lo que determina mi comportamiento sexual fuera.
La relación que mantengo como esclava llegará el momento que habrá que asumirla a real. Y subirá el nivel de compromiso personal por ambas partes, el consenso habrá que replantearse y yo no tendré problemas llegado el momento porque desde el principio estoy poniendo términos y condiciones ajustadas a mi realidad venidera.
¿Qué ocurre? Que las personas en este medio, se dejan llevar por la libertad del momento, del bienestar que proporciona la falta de un compromiso literal e integral de la persona. Y si no se es sincero del todo y una de las dos partes espera algo más de la relación que una simple virtual, a la larga llegan los problemas. Yo soy incapaz de iniciar algo en ese sentido. Por eso no tengo inconvenientes a la hora de cuestionarme una elección. Ya lo llevo asumido desde el principio.

No voy a tocar el tema de la dependencia emocional por no hacerlo más largo. Pero dicho sea de paso que el porcentaje de personas con bipolaridad y déficit emocional es alto en este mundo virtual. Y por lo tanto hay que tener mucho cuidado con quien si y con quien no entramos a jugar en el mundo del cuero y del látex. Ya que los factores de dependencias pueden ampliarse a un gran abanico si añadimos el de la hipersexualidad, una patología en auge de la que tan pocos datos tenemos y tan pocos estudios sobre ella nos dan referentes. Internet y la redes sociales, son un caldo de cultivo desde sus inicios, aunque cuando se toca el tema parece que solo la pornografía pedofila tuviera cabida en ello...
Cuidadin que yo siempre lo he dicho desde que ando por aquí, que hay much@ mal@ del cascabullo en esto del cibersex y aún no se han enterado.


Comentarios

  1. ¿Doble vida o doble moral? La doble moral es la que reniega y condena un acto para entregarse después al mismo. Yo creo en las relaciones abiertas, y, por lo tanto, creo que una persona debería tener más de un amante, de cualquier condición y de cualquier manera exceptuando la fidelidad a un engaño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es el mayor problema, quienes no conocen la diferencia entre conciencia moral y conciencia ética, llaman a todo por el mismo nombre, y no lo es.

      Quien se rige por una moral sana, créeme Raúl, no tiene necesidad de doblegarla a la dualidad. Sabe lo que es, lo que hace y lo acepta. No lo justifica ni en su persona ni lo juzga en otras.

      En cuanto a lo de relaciones abiertas que comentas, no me queda claro el final de la frase.

      Eliminar
  2. Nada más cansino que los dictadores de moral. Siempre tocando las narices con su pensamiento absolutista pero quejándose cuando no respetan sus particularidades.
    Si de algo puedes presumir querida rubia es de decir lo que piensas y mostrarte sin dobleces, con tus defectos y virtudes, a pecho descubierto. Que más se puede pedir?
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, yo soy bastante moralista, lo que ocurre que solo me lo aplico a mi. Y no mido a nadie más. Bastante tengo con ajustarme a mi misma las cuentas, jejeje...
      Lo de a pecho descubierto, el día que haga como tú que eres de mis heroínas aquí en la red... se lía parda... Tengo tanto pecho como ego, jijiji...

      Ah y ya abandoné el bando de las rubias. Vuelvo a ser pelirroja. Pero... PELIRROJA, PELIRROJA, a voluntad del Mister...

      Eliminar
    2. Foto wasap ya mismo, del peinado al menos XD.

      Eliminar
    3. Jajaja... Volví a cortarme la melena (por eso de la fuerza y ser más fácil de dominar) Cuello completamente rebajado y largo asimétrico delante que cuando se riza sigo pareciendo el león de la Metro...
      Pensaba que había puesto alguna ya en whatssap . Caerá.

      Eliminar

Publicar un comentario

Comparte aquí tus sensaciones.

Entradas populares