AYALGA ALARIDOS DEL SER 4. "SIN TITUBEAR"

escultura em areia de dragão.  pela dona:

"Intranquila yace la cabeza que lleva una corona" (Enrique IV Parte 2, Acto III, Escena I; William Shakespeare) 


Desde la penumbra de mi cueva todo se ve de otro color. 
Incluso al cebrian. 
La bestia vive en mi, indomable, radical, no se deja ver y si lo hace por lo general disfrazada a gusto del consumidor que ose matar la curiosidad. Temo por aquellos que osan mirar desde una posición más cerca, el cebrian nunca duerme, como la madre que custodia sus huevos voraz, acecha cualquier amenaza.

Entonces ocurre... (continua leyendo aquí)




Comentarios

TAMBIÉN PUEDE QUE TE GUSTE