Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2016

6/Sex Diario Abierto.

Imagen
Como cada mañana lo primero que siento al abrir los ojos es la sutileza del sol bañando mi cara con sus dorados reflejos. Un instante después soy consciente de que no estoy sola en mi cama. Y no. No es que haya tomado drogas, ni siquiera alcohol como para tener una resaca senil. Anoche fue una mala noche. De esas en que las mujeres debemos ser fuertes y tomar decisiones transcendentales para nuestra propia capacidad de subsistir.  Me quedo en estado de quietud sintiéndole tras de mí, pegado desde el pecho hasta las rodillas a mi cuerpo, rodeándome con su brazo. Siento un escalofrío recorrer mi columna vertebral, no se definir si de excitación o de sorpresa. Hace tantos años que nadie me hace dormir de ese modo que ... Me mantengo quieta sintiendo su respiración morir enredada entre los rizos de mi pelo, por el ritmo advierto que aun está dormido y trato de recordar lo que sucedió anoche, no me es muy difícil, inmediatamente imágenes y emociones invaden el instante.
Acababa de llegar …

12/Divagando.

Imagen
Maldito cabrón.  Hasta para colarte en mis desvelos eres el mejor. 
Esta noche estoy en ciernes, a la deriva de mis emociones, dolorida (este maldita lesión del músculo me tiene jodida la espalda) y desbordados los sentidos. La guerrera se ha ido hace rato, ahora en mi cama solo queda la mujer. Te leo tan seguro  escribes tu mensaje con esa seguridad que te caracteriza: "No digas así, solo eres una mujer sola"  Ummm... Que agudo, lo descubres con facilidad, estoy sola, desnuda de cuerpo y alma y en un momento de fragilidad. Otro aprovecharía la oportunidad, tú no. Eres un guerrero indomable, como yo...  Solo me poseerás por la fuerza y cuando seamos de semejante a semejante, eso me excita, hace que mi espíritu se eleve y que me recupere antes para la batalla de conquistarte y derribarte. Porque al final serás mío, o por mi victoria o... Porque te dejes ganar, río, se que al final te dejarás y yo fingiré creer que te he vencido, será un juego de deleitosas mentiras que nos e…

1. Crónicas Irreverente.

Imagen
Cuando una hembra es de valía... Simplemente lo es. Sin tener que intentarlo, sin buscar provocar, la esencia del ser mána con la mayor de las naturalidades.  Y los hombres, bueno... Detectan esas cosas al vuelo. 
Me dispongo a acudir a mi trabajo, hoy no me apetece ni trabajar, ni siquiera arreglarme. De buena gana me plantaba así en albornoz y zapatillas. Menuda revolución armaba entonces en mi oficina.
Me miro al espejo del recibidor antes de salir. Unos jean desgastados,  una camiseta de tirantes blancas, mis Converse algo desatadas. Me echo un vistazo, joder, palabra que ni lo he intentado pero definitivamente estoy para que me follen.  Nada de maquillaje, y la revuelta melena en un moño mal hecho sujeto con una goma. Quizás debería maquillarme un poco. Estos ojos verdes algo hinchados de domir y las pequillas me dan un aire de juventud que si lo uno a mi irremediable narcisismo y el modo en que me gusta provocar... No seré la ejecutiva cuarentona y formal que a menudo trato de …

11/Divagando.

Imagen
Si nunca sentiste la opresión cabalgar como una ramera sobre ti...  Si nunca la desesperación te hizo perder el sentido... Y el dolor paró un instante tu vida obligándote a tomar decisiones... 
Es señal que aún sigues virgen por encima de tus mil prostituciones.




5/Sex Diario Abierto.

Imagen
Retrato al oleo de Serge Marshennikov

Después de una larga noche de trabajo llegar a casa al amanecer y disfrutar de la soledad también tiene sus encantos. Sobre todo cuando el agotamiento físico empieza a hacer estragos. Unos compañeros de trabajo me han invitado a ir a desayunar, hoy me he negado, solo me apetece ir a casa y descansar en mi mullido diván junto al ventanal orientado al este. Ver el amanecer desde él, contemplar los primeros rayos del sol penetrando las sombras de mi dormitorio, sentir el suave calor sobre las curvas de mi cuerpo mientras me relajo escuchando la sinfonía "Silencio" de Beethoven ... Ummmm. Tan solo es comparable a estar con él en el mismo lugar aunque sea a horas donde el sol no haga acto de presencia.

He llegado a casa y he tomado una ducha. Me desplazo descalza y desnuda hasta mi dormitorio mientras me suelto el moño en el que he recogido la melena para no mojarla, lo dejo sin deshacer del todo cayendo en trenza. Me dirijo a la cocina, mi caf…

4/Sex Diario Abierto

Imagen
Hace poco me he mudado a este nuevo barrio. Y me bastó el tiempo justo de estar alojada y tener que bajar al supermercado a llenar mi nevera, para comprender que pronto estaría envuelta en una de mis estrategias de acoso y derribo. 
Mi último amante decía que yo no era normal... ¿Me pregunto si lo de caprichosa es una anomalía? 
¿Que culpa tengo yo de ver algo que me interesa y no parar hasta conseguirlo? Me encapricho y concentro toda mi energía en conseguir el objeto de mi deseo olvidando con facilidad lo ya poseido. Que por regla general sean hombres, bueno, no creo que sea nada anormal, después de todo soy una mujer... Una caprichosa con anomalía sería otra cosa.
Le vi el primer día.  Estaba allí en el supermercado haciendo caja. Me gustó el conjunto completo y especialmente sus manos. Mientras me devolvía la tarjeta y el tique de compra rocé levemente y con descaro esa mano y el contacto fue eléctrico. Supe que no pararía hasta tener esa mano acariciando mi sexo, esos dedos larg…

La amante.

Imagen
Rapto de Polixena Pio Fedi 1855-1865

Soy la amante solitaria, siempre a la espera de verte llegar. Y mientras, recorro el imperio de mis perversiones, de mis deseos frustrados, de mis sueños de conocer el mundo que te rodea y que grita historias similares a esta tuya y mía...
Cada vez que tengo el gusto de contemplar esta escultura pienso en ti, mi maldito pycorant. En ese cúmulo de emociones al limite, de sentimientos mortales que desafían tus estados y los míos. 
En como me haces sentir con tu propia presencia, la pasión que me provocas, el modo en que me enciendes. Desgarras mis más primitivos instintos. Tan solo comparados a la fuerza de venganza que manifiestan los brazos de Neoptólemo, él acaba de arrancar la vida de Polidoro cegado por la venganza a la memoria de Aquiles su padre. Esa misma fuerza oprime el frágil y sensual cuerpo de la bella Polixena, su mano la aferra con posesión. Esa misma fuerza con que tus manos me tocan, me reclaman como tuya, me hacen entender que mi de…